Inicio arrow Bloc arrow Con Olor a Campo Nº3
Con Olor a Campo Nº3 PDF Imprimir E-Mail
Calificación del usuario: / 3
MaloBueno 

ImageCon Olor a Campo

Editorial 


¿Por qué esta nueva sección?

En los últimos 90 días, en Argentina ha emergido con fuerza la protesta del sector  de producción agropecuaria, ante la política oficial de gravar excedentes de sus ganancias extraordinarias provenientes de la exportación de granos, en especial soja, con el objetivo de generar una distribución de mayor equidad de la renta nacional

 

De : B.L.Ch. redacción ALIA 

Agencia Latina de Información Alternativa

La resistencia y las medidas del sector afectado han generado un conflicto de intereses y de poder, económico y político, que tiene en  los medios masivos de comunicación una gran difusión con el objetivo de direccionar la opinión pública.-

   
**                             **                                          ***                                  **                                         ** 

Tanto es así que la población asiste atónita y por la TV a un bombardeo de imágenes y opiniones, que lejos están de generar una actitud crítica y reflexiva a partir de datos de la realidad, tanto del sector en conflicto como de las medidas gubernamentales y sus efectos prácticos.

Nada más lejos del periodismo y métodos de información y comunicación que propendemos y practicamos.
Pero este tema no es privativo de Argentina. Los países productores de materias primas de alimentos y energía (comida, petróleo, biocombustibles), exportadores de “commodities” de nuestra región, y los consumidores, países de enormes poblaciones y en crecimiento, son los actores en este escenario global.
Pero en todos ellos, productores-exportadores y consumidores-importadores,  absoluta y paradojalmente existe el problema del HAMBRE.
Hoy, los países que importan, pagan muy caro lo que compran a los países que producen más de lo que consumen, y en éstos, es evidente la desigualdad social y económica interna.
Los productores agrarios, tanto chacareros como grandes empresas multinacionales, priorizan vender al mayor precio posible y obtener ganancias extraordinarias, lo que pone en peligro el abastecimiento y el consumo a precios razonables de la inmensa mayoría de nuestros pueblos.
Contamos además, con el inefable aporte de la participación del capital financiero, que con su olfato sensibilizado, apunta hoy, ante las crisis de otros mercados como el hipotecario del país del norte, a la inversión en el mercado agropecuario, formando “pooles de siembra”.-
Los mismos compran y arriendan tierras que destinan principalmente a la siembra de soja y su exportación, controlando así la comercialización internacional de dichos productos.
En todos los países de nuestra región, los gobiernos están enfrentando conflictos con los sectores favorecidos por la situación internacional, pero también con los sectores que quedan fuera de esta bonanza.
Son las políticas de los estados las que deben regular la producción y comercialización interna y externa, en esta coyuntura que favorece a los países productores.
¿Cuáles deben ser esas políticas?... ¿No habrá llegado la hora de que los países latinoamericanos productores de “commodities” se planteen la necesidad de nacionalizar el comercio exterior?
¿Es posible el equilibrio de intereses?
¿Es posible generar estas condiciones dentro del sistema capitalista?
Lo que visualizamos es un escenario global con la problemática de la sojización, la concentración y extranjerización de tierras, la manipulación genética de especies para mayores rindes, monopolios y oligopolios de mercados, violación de la soberanía alimentaria, desplazamiento de pueblos originarios.
Mil y una plagas para la Humanidad.
Publicamos a partir hoy una serie de artículos, que se caracterizan por sus fundamentos, datos y cifras posibles de constatar, testimonios de la realidad, lo que habla de la sustentabilidad de sus fuentes y objetividad, además del denominador común de apostar a la defensa de los intereses del conjunto de la sociedad y no de un sector en particular.
ALIA invita a quienes, aún no compartiendo los mismos criterios, aporten trabajos de opinión o información, que, acompañados de los elementos que los fundamenten contribuirán, sin dudas al enriquecimiento de este debate.
Porque NO SOMOS INDEPENDIENTES, y así lo expresamos hace mas de diez años en nuestros PRINCIPIOS (ver en español – english – português), es que creemos en el debate de ideas en pos de aportar a la formación ciudadana, al espíritu crítico, la participación, la socialización de la información. 
B.L.C.  – redacción de ALIA
Los invitamos a recorrer el sitio Con Olor a Campo desde AQUÍ, o desde www.alia.com.ar , recordándoles que, a partir de hoy, subiremos en forma permanente los artículos en español y portugués que nos van llegando.- Los mismos los encontraran distribuidos en dos sectores:

            *El significado tradicional de commodities se circunscribió al de materia prima o a granel. Se trata de productos cuyo valor viene dado por el derecho del propietario a comerciar con ellos, no por el derecho a usarlos. Un ejemplo de commodity es el trigo ya que, basándose en una calidad mínima estándar, no se hace diferencia entre el trigo producido en una granja o en otra. Otros ejemplos son la electricidad o el petróleo o la banda ancha en Internet; aunque este concepto incluye también productos semielaborados que sirven como base para procesos industriales más complejos. Ejemplo: los commodities que exporta Chile son el cobre y la celulosa, los que exporta Argentina son la soja y la carne vacuna.Otra versión define commodities como productos de fabricación, disponibilidad y demanda mundial, que poseen un rango de precios internacional y no requieren gran tecnología para su fabricación y procesamiento.Los productos commodities no se diferencian por la marca, esto sucede porque la mayoría de las veces los productos no generan un valor adicional al cliente, es decir, no tienen un valor agregado. Ocurre generalmente porque las empresas no tienen una visión clara, y no pueden anticiparse con la suficiente exactitud a las tendencias del mercado; lo mejor para generar valor de marca es realizar un estudio cuantitativo del mercado para saber mejor cuáles son las necesidades más específicas del mercado y satisfacerlas antes que la competencia.  Argentina, Junio de 2008.- 
 
< Anterior   Siguiente >
 
fidel dibujo.jpg